DMAG | Beauty: El ABC del tocador
4060
post-template-default,single,single-post,postid-4060,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.8.1, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive,"> <!-- Google Tag Manager (noscript) --><br style="display:none;

Beauty: El ABC del tocador

Text  Nati Miguelezzi 

 

Muchas veces nos encontramos rodeadxs de productos que no sabemos de qué van; o al menos no muy bien. Sin tener claro su significado, de tanto oír palabras como tónico o sérum salimos a su búsqueda casi a ciegas.

En las tiendas lo mas fácil es reconocer si un producto es limpiador, hidratante, exfoliante o tonificador. Pero el problema empieza cuando uno tiene la misma función que otro, con diferente consistencia, o viceversa. ¿Será que el mercado ofrece mucho? Parece que no. A ciencia cierta, los más conocidos (y parecidos) son la emulsión, el gel, la loción, el booster, el sérum y las brumas.

Antes de clasificar, debemos tener en claro los pasos de limpieza e hidratación. Recién después de desmaquillarse (que no es lo mismo que limpiar), empieza la verdadera limpieza y a cara lavada, ya se puede empezar la exfoliación antes de hidratar. Para seguir el tratamiento que mejor te funcione, elaboramos una guía práctica de productos.

 

 

— La emulsión es una crema híper liviana y fluida como el gel, que se esparce fácil sobre la piel. Su capacidad de absorción es más lenta y resulta ideal para pieles maduras o secas, que necesitan una crema concentrada.

— Los boosters son productos con altas concentraciones de activos, y pueden usarse solos o mezclados con una crema. Si notás que a tu hidratante deberías agregarle algo, quizá necesites un booster.

— El sérum es un suero con activos altamente concentrados. Se trata de un producto de textura muy liviana, que cumple una función específica: iluminar, aclarar manchas, hidratar, reafirmar. A veces se confunden los sueros con los boosters (y es que son muy parecidos). Los primeros funcionan para todo tipo de piel, no dejan sensación grasa y se recomienda aplicarlos por la noche.

— Los tónicos son finalizadores de la limpieza, astringentes: equilibran el pH de la piel y terminan de remover los restos de jabón o loción que puedan haber quedado en el cutis. También ayudan a la porosidad, refrescan la piel y la preparan para el tratamiento posterior.

Las brumas son como tónicos, generalmente muy hidratantes y con vaporizador. Se usan antes del maquillaje para fijarlo, o para refrescar la piel y brindarle luminosidad a lo largo del día. Hidrata de manera uniforme, en un solo toque, sin apelmazar ni dar sensación pegajosa.

— El gel está elaborado a base de agua. Una herramienta hidratante ideal para pieles grasas con tendencia al acné. No deja brillo ni sensación grasosa.

 

No Comments

Post a Comment