DMAG | Los dibujos secretos de Basquiat
3971
post-template-default,single,single-post,postid-3971,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.8.1, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive,"> <!-- Google Tag Manager (noscript) --><br style="display:none;

Los dibujos secretos de Basquiat

Una de las figuras más descaradas del arte, Jean-Michel Basquiat hizo historia a fines de los 70 y durante los 80. Su legado explora los confines del graffiti, la plástica, la música y la poesía, y rinde homenaje a aficiones personales como el jazz, el box, las culturas primitivas; además de criticar la sociedad de consumo estadounidense (y formar parte de ella). Hoy el nombre de este neoyorquino vuelve a resonar gracias a un hallazgo: se encontraron mensajes ocultos, pintados con tinta invisible en sus obras. 

A diferencia de lo que muchos podrían imaginar, Basquiat creció en una familia “bien” de Brooklyn. Asistió a colegios católicos e incluso ingresó a un instituto para chicos superdotados; hasta que se rebeló, dejó de estudiar en el anteúltimo año y se insertó en el under artístico de Manhattan. Vivió dos años en la calle mientras, junto con Al Díaz, hizo del graffiti su primera manifestación creativa bajo el pseudónimo SAMO (SAMe Old shit). Gracias al mecenazgo de instituciones y galerías, Basquiat trasladó su irreverencia callejera al lienzo y conformó un universo lleno de alusiones y símbolos.

 

 

Esos símbolos aparecieron en la obra “Untitled (1981)”, casi 40 años después. El comprador le encargó a la restauradora Emily Macdonald-Korth verificar si la pieza era realmente de ese año. Y mientras trabajaba con luces infrarrojas, Macdonald-Korth descubrió dibujos de flechas en pigmentos invisibles. Algo similar había pasado con “Orange Sports Figure” (1982), allá por 2012. Motivo suficiente para creer que la producción de Basquiat esconde todavía más mensajes por descubrir. Según la responsable de semejante hallazgo: “Nunca vi algo así. Básicamente, (Basquiat) le agregó una parte totalmente secreta a su obra”.

 

No Comments

Post a Comment