DMAG | Luces y sombras de la Maternidad
9749
post-template-default,single,single-post,postid-9749,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.8.1, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive,"> <!-- Google Tag Manager (noscript) --><br style="display:none;

Luces y sombras de la Maternidad

La Hija Oscura, la adaptación de la novela de Elena Ferrante es una oda a lo más profundo y salvaje de la maternidad. Lejos de los estereotipos, el film refleja las contradicciones de la maternidad de Leda (Olivia Colman), la felicidad, la diversión, pero también la oscuridad, la soledad, la culpa y el ahogo de uno de ¿los “momentos más felices de la vida”? La protagonista llega de vacaciones a una isla griega y se ve reflejada en una joven madre (Dakota Johnson) con la que casualmente comparte la playa y que le hace recordar su propia maternidad.

Destaco la manera en la que la debutante guionista y directora Maggie Gyllenhaal (es la reconocida actriz de “La Secretaria” y “La sonrisa de Mona Lisa”) logra transmitir la intimidad de las emociones de la protagonista con silencios y planos subjetivos, cortos, cortísimos. Y por otro lado, la actuación de Colman, candidata a llevarse su segundo oscar a Mejor Actriz por este film. Actualmente es la 6ta película más vista de Netflix.

No Comments

Post a Comment