DMAG | Tropical Girl: Belén Chavanne
5736
post-template-default,single,single-post,postid-5736,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.8.1, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive,"> <!-- Google Tag Manager (noscript) --><br style="display:none;

Tropical Girl: Belén Chavanne

La actriz argentina viajó a Panamá, en pos de conocer el nuevo Rouge Coco Flash de Chanel. Allí protagonizó un shooting tropical con la colección Cruise spring summer. Y se prestó a una entrevista ÍNTIMA.

 

Photography   Michigan Rabbit

Styling & Art     Maria Zemborain

Makeup   Poli Pico / Chanel Beauty

Looks     Chanel

Text     Matías Tortello


 

¿Cómo describirías tu identidad como actriz?

—   Siempre estoy volviendo a empezar. Siento que cada trabajo es un camino que empieza en el total desconocimiento hasta que, con suerte, llega a su cima y muere. En cada papel vuelvo a sentirme como una actriz en primer grado, sólo que con la memoria de todas las enseñanzas de mis maestros, trabajos anteriores, o inspiraciones externas.

 

¿Qué debe tener un papel para que quieras interpretarlo?

   Todos los que me resulten desafiantes en algún aspecto, para mí suman. También evalúo mucho el proyecto en general. 

 

Trabajaste tanto en cine como en televisión. ¿Qué representa cada medio para vos?

— Mucho del trabajo del actor empieza bastante antes que el rodaje, en la preparación o entrenamiento que requiera cada personaje. La única diferencia que veo es la dinámica de trabajo, y los tiempos. Hoy en día creo que ya están todos los formatos cruzados. Si un producto es bueno, terminás viéndolo on demand, al igual que las películas en algunos casos. 


 

 

¿Cuál es tu relación con Leticia, tu personaje en la serie Monzón?

—   Me siento muy distinta en esencia. Admiro mucho a la gente como ella, tiene algo que siempre quise dominar y es la disciplina que nada la detiene. Lo poco que podemos ver de su vida no laboral es que se maneja con libertad, con una visión muy moderna de la mujer para la época. El dominio del cuerpo y la sexualidad en ese momento todavía era sumamente patriarcal. 

 

¿Qué enseñanzas te dejó el rodaje?

—   Todo sucedió mientras yo atravesaba un proceso personal difícil. Estaba llena de miedos que, como fantasmas, me acompañaron todos los días a trabajar. Me costó entenderla a Leticia, sobre todo porque se ve muy poco de su vida personal. Entonces todo su mundo emocional era un enigma para mí. Pero aprendí a convivir con esos fantasmas que van y vienen, y es una enseñanza que me va a servir toda la vida. 

 

 

Dejando aparte tiempo y espacio, ¿con quién te gustaría trabajar y por qué?

—   Sin pensarlo mucho me salen Jean-Luc Godard, Virginie Despentes, Gaspar Noé y… Jim Morrison. 

 

Viviste en diversos destinos. ¿Cuál es tu lugar en el mundo? 

  Supongo que todos y ninguno. Eso va cambiando. Si no tengo puesta la energía en el lugar donde estoy, significa que me tengo que mover. No siempre es fácil, porque implica mil cosas desde lo económico hasta lo logístico. Pero estar en movimiento me gusta. 

 

¿Qué te queda del viaje a Panamá, donde shootearon este editorial?

  Un gran viaje con grandes amigos. El equipo de trabajo hizo que no lo viviera como un viaje laboral. Comimos rico y la pasamos bárbaro. 

 

 

 

@bebchavanne

#Issue69

No Comments

Post a Comment