DMAG | Roberta Bayley: fotógrafa punk
3325
post-template-default,single,single-post,postid-3325,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.8.1, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive,"> <!-- Google Tag Manager (noscript) --><br style="display:none;

Roberta Bayley: fotógrafa punk

CBGB. Punk!. Ramones. Blondie. Gabba Gabba Hey! Roberta Bayley capturó el descaro de una época (años 70) y un lugar (Nueva York) desde la intimidad de su círculo. Hoy la fotógrafa llega al Centro Cultural Borges con “Ramones & CBGB: Del Caos a la Cultura“: una muestra organizada por The Music Photo Book Store que puede visitarse hasta el 30 de septiembre. Charla con la autora.

Texto  Matías Tortello  /  Fotografía  Roberta Bayley

 

 

 

En cierto punto, el punk tiene que ver con el espíritu anárquico de las redes sociales, donde cualquiera puede expresarse de manera instantánea y chocante. ¿Los Ramones tienen algo que ver con Instagram?

No, nada que ver. ¡Nada! No pienso que el aspecto DIY del punk tenga que ver con las redes sociales. Estas son una vía para compartir ideas, comunicarse; no las considero anárquicas para nada. Cualquier gobierno puede monitorear internet y las redes sociales. Las redes son un negocio basado en recolectar información tuya y usarla para venderte cosas. Por eso son “gratis”. En realidad no lo son para nada, porque al usarlas regalás muchísima información. Trato de pasar la mayoría de mi tiempo desconectada de internet. Para mí, es una fuente de información y una manera de contactar amigos. Tengo 68 años y me manejé bastante bien por los 55 en que todavía no existía la web. ¡Prefiero la vida real!

Las redes también son un medio para denunciar injusticias y generar cambios en la estructura establecida.

Si hablás de la Primavera Árabe u otros eventos revolucionarios, políticos o sociales, creo que las redes pueden ser una herramienta poderosa. Pero ese es otro tema. La política no es rock and roll.

 

 

 

 

El caos del punk pasó a formar parte de la historia de nuestra cultura, y ahora nuestra cultura está inmersa en caos. ¿Tus fotos podrían ser un reflejo del presente?

Son emblemas del momento y el lugar donde fueron creadas: Nueva York a mediados de los 70. En esa época la ciudad era un punto de descarga, pero no lo veo como un momento caótico para nada. Fue uno creativo, porque los alquileres estaban baratos y uno podía vivir económicamente. No necesitabas tener un trabajo full-time, así que podías desarrollar tus placeres e intereses. Yo fui a la Universidad de San Francisco en 1968, en plena Guerra de Vietnam. La policía marchaba a través del campus y golpeaba a los estudiantes, estudiantes y profesores eran arrestados, los profesores una vez hicieron paro y el campus se mantuvo cerrado por medio año. Eso era caos.

¿Y por qué “Ramones & CBGB: Del Caos a la Cultura”?

De alguna manera, el título deriva de la exhibición del Costume Institute del Met, “Chaos to Couture”. Yo curé una muestra llamada “Just Chaos” en la tienda de Marc Jacobs en Greenwich Village, como contraparte de la del museo. Por más que el punk fuera sinónimo de caos y anarquía, su principal legado es, simplemente, buena música. El caos del mundo presente tiene que ver con la desigualdad. Es cierto que la música y la fotografía son un reflejo de la cultura, pero en ese momento yo sólo sacaba fotos de mis amigos, quienes, oh casualidad, eran llamados punk. ¡La pasábamos genial!

Formaste parte de uno de los momentos más disruptivos en la historia de la música. ¿Compartirías alguna anécdota de tus días en CBGB’s y la revista Punk!?

¿Para vos ese fue uno de los momentos más disruptivos? ¿En serio? ¿Qué me decís de Little Richard y Elvis Presley? ¿James Brown? ¿The Beatles? ¿Bob Dylan? ¿Igor Stravinsky? ¿Qué cambió el punk? ¿Los peinados de la juventud? Yo vi a Elvis por televisión en vivo en 1956. Escuché el primer single de Little Richard en 1957. ¡Vi a los Beatles tres veces! También a Elvis y James Brown. Por más que ame el punk, no creo que haya sido más (ni menos) disruptivo que mucha de la música anterior. En los 50, el rock and roll era considerado “el ritmo del diablo”. Así que cuando llegó el punk, sólo se trataba de otro soplo de rebelión en la línea del rock. Elvis Presley podrá parecerte muy naif hoy, pero en 1956 era un alien altamente peligroso que venía del espacio exterior para comerse a los chicos.

¿Qué pensás de la manera en que “evolucionó” nuestra cultura desde esa época?

¡Nunca me enteré de la evolución de nuestra cultura! Estamos estancados en un momento horrible, en Estados Unidos tenemos un presidente nefasto, y todo lo que podemos hacer es escuchar a los Ramones y bailar. Gabba gabba hey!

 

 

No Comments

Post a Comment