DMAG | Cosa buena
8684
post-template-default,single,single-post,postid-8684,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.8.1, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive,"> <!-- Google Tag Manager (noscript) --><br style="display:none;

Cosa buena

Vera Claire es una lingüista aplicada, emprendedora y activista que decidió cambiar su vida y convertirse en un agente de impacto social. En 2015 fundó Cosa Buena,  un proyecto artesanal multidisciplinario sin fines de lucro en la ciudad de Oaxaca, México que busca empoderar a las comunidades Zapoteca y Mixteca, y preservar sus tradiciones artísticas. La labor involucra desde la realización de retiros de inmersión que permiten entender la cultura sin interferir en la vida de la comunidad, enseñanza de la lengua nativa, colaboraciones con grandes marcas y diseñadores, producción de un catálogo estable para la venta, entre otras actividades.

 

Dicho proyecto causa gran admiración, no sólo en las propias comunidades mexicanas sino también en el mundo del arte, y de la arquitectura con su reciente presentación en el Design Week México con su fabulosa obra “País de Maíz”.

 

Vera Claire & Pais de Maiz

 

¿Quién es Vera Claire?

Amo esta pregunta, creo honestamente que pasaré toda mi vida tratando de encontrar esa respuesta. Soy de Virgo, de San Francisco California, en donde por un largo tiempo enseñé ingles a refugiados y desarrollé mi maestría de lingüística aplicada. Siempre me han llamado “alma vieja”. Soy soñadora y hacedora. Crecí viajando, ya que mi familia se extendió por diferentes países. Me siento extremadamente afortunada de haber podido tener esa experiencia desde tan pequeña, lo que me permite ser la persona que soy en el día de hoy.

 

Vera Claire

 

¿Cómo nace Cosa Buena?

Cosa Buena nace luego de haber estado viviendo un tiempo en Chile y Argentina, período en el cual viaje por todo el continente absorbiendo la cosmovisión de sus culturas. Siempre me encantaron las artes indígenas, la preservación de tradiciones y conocimiento ancestral. Fueron cosas que tocaban mi espíritu a lo largo de todo mi recorrido.

Esto fue lo que finalmente me trajo a Oaxaca, México. Sentí muy profundamente que el lugar en el que actualmente vivo, era un lugar donde tenía que estar desde un principio. Soy muy intuitiva, pero jamás lo planeé con antelación. Se fue dando todo de manera muy natural.

Viajé a Oaxaca sola la primera vez, me tocó la calidéz y la generosidad de la gente. Esto me llevó naturalmente a enfocar mi tesis de la maestría en comunidades de artesanos de Oaxaca. Pronto, se convirtió en parte central de mi vida y Cosa Buena nació sin pensarlo tanto. Claro que fue evolucionando con los años, hasta lo que realmente es el día de hoy. Y esta claro que aún en la actualidad, seguimos y seguiremos creciendo y abriendo puertas a diferentes proyectos colaborativos, como sociales.

 

 

¿Qué es lo que más te interpela de tu proyecto?

Como organización estamos tratando de desafiar la norma, y enfocar nuestro trabajo de una manera que sentimos que es la correcta. Eso significa ser muy consciente, de con quién debemos colaborar y cómo. Hacemos muchas preguntas acerca del objetivo de la persona interesada en colaborar con alguna de las comunidades del proyecto. Necesitamos estar seguros de que nuestros valores estarán alineados con el interesado.

La protección de los artesanos es lo que más nos interpela del proyecto. Hace poco tiempo,  fuimos contactados por una marca para realizar prendas con nuestras comunidades aquí en Oaxaca, pero luego de comunicarles como eran las pautas y costos para generar un fair trade, decidieron seguir produciendo sus prendas en India a costos mínimos, diseños que en realidad, pertenecen a una comunidad mexicana.

 

 

¿Qué temas abarcan tus retiros de inmersión?

Los retiros tienen el objetivo de fomentar el respeto mutuo entre comunidades y gente externa interesada en aprender un poco más que hay detrás de cada comunidad. De este modo, aprendemos a crear relaciones significativas con personas de diferentes culturas. Creo que cuando aprendemos de situaciones impactantes, y ayudamos a promover la paz y la tolerancia, es ahí donde entendemos en profundidad de lo que se trata este tipo de proyectos.

 

Para Cosa Buena, la reciprocidad es fundamental, y yo quiero desafiar a las personas que vienen a hacer nuestros retiros inmersivos sólo para conocer a una comunidad. El dinero no es la única forma de moneda, y a veces cuando estamos en las comunidades, mucha gente piensa que es sólo comprar algo de dicha comunidad y nada más, pero no entienden el significado cultural que hay detrás. Y lo importante que significa para ellos que se les sea valorados honestamente.

 

En los retiros, tenemos muchos momentos de reflexión, en donde hablamos abiertamente de temas en donde escuchamos el punto de vista de los artesanos, que en nuestra cotidianeidad no solemos por lo general contemplar. Tocamos temas que a veces son incómodos, por ejemplo, uno recurrente es la colonización, ¿qué significa ser artesano en el 2021 en Oaxaca?, cuando verdaderamente hay muchas cosas de China en los propios mercados mexicanos.

 

¿Cuál sentís que sería una forma distinta de colaborar con las comunidades?

Creo que una manera distinta de abordar dicha colaboración es entendiendo y apreciando el significado detrás del objeto. Lo que sucede luego de conocer al artesano, conocer su historia, y ver el proceso. Su alma e impronta están detrás de lo que hacen. Estas técnicas que hoy vemos, llevan años de tradición, dolor, alegría y orgullo. Es conocimiento ancestral y deben ser respetados y apreciados de esta manera.

 

 

¿De qué manera se maneja el Fair Trade en CB?

Siempre partimos desde un lugar social, económico y ambiental de las comunidades con las que trabajamos. Y no maximizamos las ganancias a su costo.

Es importante no imponernos, sino trabajar juntos escuchando y logrando un intercambio verdadero. Todos nuestros programas, sean o no diseño, apoyan a los artesanos que trabajan con nosotros. Además como objetivo central, queremos dar a conocer quien está detrás de la pieza y brindarles el reconocimiento que se merecen.  Nuestro objetivo es seguir integrando a más comunidades, ese es el gran corazón de Cosa Buena, pero se necesita tiempo para entender sus objetivos y ganar su confianza.

 

¿Por qué crees que es tan importante el impacto social que genere un proyecto?

Como individuos, debemos esforzarnos todo el tiempo en desafiar nuestro lugar en el mundo y comprender los sistemas de poder de los que formamos parte. Tomando al diseño como un ejemplo, yo creo que se puede aplicar para abordar problemas humanos de la actualidad.

 

 

¿Por qué apoyar los emprendimientos emergentes?

Creo que los emprendimientos emergentes son los que pueden tener su mayor impacto a largo plazo en nuestro futuro. Podemos ver dentro de estos proyectos, como las viejas estructuras se dejan a un costado para comenzar a revisar nuevas maneras de resolver ideas. Definitivamente en este universo, hay una muy potente energía del cambio de paradigma que tanto estamos buscando.

 

¿Qué significa para vos las raíces culturales?

Yo soy muy afortunada de vivir en un lugar en donde tantas personas que me rodean, están conectados con sus verdaderas raíces. Pero también veo, como el capitalismo y la inevitable colonización, obliga a estas comunidades a adaptarse al mundo actual y muchas veces van perdiendo cosas estructurales de su esencia. Mucho de eso proviene de la discriminación, siento que es lo que hace que la gente quiera distanciarse de sus raíces, realmente me parece trágico. Por eso creo que CB, tiene un trabajo muy valioso e importante.

 

 

Cuando hablas de discriminación, ¿Qué sentís que es lo primero que enfrenta un artesano o comunidad ante este tipo de situaciones?

México tiene una historia larga de racismo. Y obviamente es algo que está muy presente. Son años de clasismo y de desvalorización del trabajo artesanal. Es por eso, que muchas de las comunidades aún hoy, no sienten que sus piezas realmente tienen un valor significativo.

 

¿Por qué sentís que muchas personas de países Latinoamericanos, siguen prefiriendo comprar cosas del “primer mundo” en vez de creaciones nacionales?

Es una buena pregunta, creo que es una combinación de muchas cosas, años de discriminación e historia que nos empujaron a crecer con el ejemplo instalado de que Europa siempre era la aspiración. Sin embargo, creo que en la actualidad hay cada vez más valorización por lo artesanal y lo propio.

 

 

¿Cómo definirías la conexión que tiene el artesano con su pieza?

Una conexión espiritual. Siempre le digo a la gente que las piezas llevan el alma del artesano.

 

¿Por qué es tan importante desacelerar el sistema?

Es lo que todos estamos pensando en este tiempo. Vimos lo que pasó cuando paramos, tuvimos la oportunidad de observar al mundo como en muchos años no lo habíamos hecho. Nos replanteamos que es lo verdaderamente importante, y estuvimos obligados a valorar muchas cosas que antes dábamos por sentadas. El daño que le hemos hecho al planeta, fue una de las cosas que pudimos observar, y la vorágine diaria en la cual estábamos envueltos no nos dejaba disfrutar de las cosas simples de la vida tampoco.

 

¿Por qué crees que estamos en un momento donde se revalora lo artesanal?

Creo en lo personal, que es porque hay una gran necesidad a nivel mundial de volver a nuestras raíces. Volver a la tierra, vivir de forma más sencilla. Nose exactamente de donde proviene, pero creo que es algo muy generacional también. Espero, que esta sea la razón profunda del interés por lo artesanal. Que los jóvenes entiendan que necesitamos otra manera de encarar las cosas, y que el ser humano necesita ver, que como veníamos viviendo no funcionaba.

 

¿Cómo sueñas el futuro de Cosa Buena?

Tengo muchas visiones para el futuro de Cosa Buena. Como organización hemos crecido mucho en poco tiempo. Espero trabajar con más comunidades, y seguir con los proyectos colaborativos y de impacto social. Un tema particular que quiero pensar en intentar solucionar, es la gran crisis del agua que tienen las comunidades. Estamos pensando en un nuevo retiro centrado en el diseño social.

 

Vera Claire & las artesanas

 

Si tuvieras que enviarle un mensaje a los nuevos emprendedores en este momento tan particular; ¿Cuál sería? Y ¿Por qué?

Les diría que los necesitamos, que verdaderamente requerimos de las nuevas generaciones para poder ver el mundo desde otro punto de vista. Ha sido un año muy duro y extraño, pero es fundamental tener esperanza. Los emprendedores son el futuro.

No Comments

Post a Comment