DMAG | ADN Mancini
2942
post-template-default,single,single-post,postid-2942,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.8.1, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive,"> <!-- Google Tag Manager (noscript) --><br style="display:none;

ADN Mancini

Casi treinta años de expertise avalan la marca que empezó Hugo Mancini. Ahora su única hija, Agostina, toma las riendas del futuro.

Entrevista de Matías Tortello, director editorial de DMAG.

¿Cuál fue tu primer desafío como directora creativa? 

En primer lugar hombre y mujer compartían el mismo marketing (logo, etiqueta de marca, bolsa, redes sociales). Por lo tanto la primera decisión fue dividir las líneas tanto conceptual como físicamente para darle más fuerza a cada una. Creamos un nuevo logo para mujer y comenzamos a inspirarnos y diseñar para mujeres de 30 a 40 años. La primera temporada fue súper femenina, muchos colores pastales y volados. Me interesaba mucho que se note la nueva individualidad de la marca de mujer, ya que personalmente sentía que la gente percibía a la marca como un acompañamiento de hombre. Inclusive barajé la idea de ponerle un nombre diferente a la marca de mujer, pero como en muchos locales aún estamos juntos me pareció que por ahora iba a ser un caos. En hombre luego de 30 años de trayectoria modernizamos el logo de la marca a un logo que continuaba con lo clásico pero con rasgos atemporales. El que teníamos antes era muy barroco, diseñado en los 90 cuando esos trazos eran tendencia.  A la vez, nos comenzamos a preocupar también por un hombre más joven, más descontracturado e informal. Cuando estábamos en este proceso de cambio (que para mí ya era un desafío dirigirlo) apareció una propuesta por parte de un grupo inversor de los Emiratos Arabes (EMIC) para abrir Mancini en Abu Dhabi y Dubai. A la semana siguiente me estaba subiendo a un avión para reunirme con el Jeque árabe. Fue una aventura, fui sola junto a la persona que se encarga de las franquicias, y finalmente logré hacerle comprender al grupo por qué Mancini funcionaría allá. Durante ese viaje firmamos el contrato, y en Julio de este año abre el primer local en Abu Dhabi.
 
¿Cómo es lidiar con la industria textil siendo mujer? 
 
La realidad es que hoy en día todas las mujeres seguimos luchando por posicionarnos en todos los rubros. Sinceramente note más la hostilidad cuando trabajaba en el mundo jurídico, en cambio en la industria textil ya están un poco más acostumbrados a que sean las mujeres quienes tomamos las decisiones. A la vez, en Argentina hace muchos años ya que hay mujeres independientes que dirigen empresas textiles y que me inspiran todos los días, pero si, es una lucha constante que debemos seguir peleando hasta que finalmente podamos decir “no siento la diferencia siendo mujer y trabajando en este rubro”. 
 
¿Qué tenés en cuenta al diseñar para cada sexo? ¿Creés en el genderless?
 
Tomo muy en cuenta a nuestros consumidores. El ir mucho a los locales y charlar con los vendedores me ayuda a darme cuenta a quiénes les vendemos y qué es lo que necesitan. Me parece fundamental conocer al consumidor. Creo 100% en el genderless. Ya no es como antes que si un traje era recto era de “hombre” y un saco entallado era de “mujer”. Las formas de las prendas se adaptan a los cuerpos, no reconocen el género. Lo mismo pasa con los colores, nuestra paleta de colores de verano coincide en su totalidad con la dos líneas. El color rosa no es de mujer y el color celeste no es de hombre, por suerte estamos superando esas categorizaciones que algún dia hubo.  
 
 
 
¿Ya fueron las tendencias por temporada? 
 
Sigue habiendo tendencias pero no duran una temporada. Las tendencias vienen mucho más amplias, se inspiran en la realidad social y en todo lo que nos rodea. No es como antes que una temporada se ponían de moda los pantacourtes y listo. Es todo más profundo. A la vez, como marca nosotros decidimos mantener un estilo siempre propio, e ir adaptando las tendencias globales en detalles de las prendas sin perder el ADN de la marca. Un ejemplo es el movimiento feminista, para la temporada siguiente estamos bordando remeras con la frase “les femmes en charge” (las mujeres al mando) donde iría el logo, es decir, nos adherimos al movimiento pero a nuestra manera. 
 
En tus percheros conviven vestidos Quinquela y faldas Basquiat. ¿Qué rol juega el arte en Mancini?
 
Juega un rol importantísimo. Vengo de familia de artistas, y siempre me crié con eso. En el viaje de producto y tendencia que realizamos el año pasado con el equipo, a la mañana íbamos a ver museos y por la tarde comprábamos telas en la feria Milano Unica. Comparábamos las paletas de colores según lo que habíamos visto a la mañana y nos íbamos imaginando las prendas con los nombres que tienen ahora. La colección de Invierno fue 100% una inspiración del arte, y nos gustó comunicarlo a través de los nombres de las prendas.  
 
 
Estás en tu estudio y llega el momento de crear. ¿Qué música suena?
 
Voy variando, pero últimamente todas las tardes cuando me quedó sola y necesito inspirarme vario entre dos playlists. Una es la banda sonora de Big Little Lies, una serie que me pareció increíble del año pasado y la música realmente me transporta. Y la otra es una que armé yo que se llama “Chill.& Breath AM” que va desde Marvin Gaye y Frank Sinatra hasta Amy Winehouse y Roy Orbison.   
 
No Comments

Post a Comment