DMAG | El pop cósmico de Keity Moon
3536
post-template-default,single,single-post,postid-3536,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.8.1, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive,"> <!-- Google Tag Manager (noscript) --><br style="display:none;

El pop cósmico de Keity Moon

Infinito real love por el sonido (y la imagen) de Cata Martin. Una artista que reúne amor universal, voz divina, videos flasheros, peluche, glitter y mucha perfo.

Text  Matías Tortello  /  Photography  Pony  /  Stylist  Catalina Varela  /  Make Up  Camila Papiccio  /  Soundcloud  KeityMoon

 

Tus temas inspiran alegría y amor universal. ¿Hace falta más de eso en este mundo?

¡Por supuesto! Es más fácil caer en nuestras debilidades que empoderarnos. Mis canciones nacieron en momentos tristes y desolados. Recé mucho a Dios para seguir adelante y él me regaló poesía divina, positiva y pop para elevar las vibraciones donde sea que me encuentre. Cuando no tengo fe, canto un poquito mi canción Universo Amor y me vuelve la esperanza.

Antes que música, muchos te consideran performer. ¿Cómo te describís vos?

Artista y música. Me costó verlo en mí y asumirlo, ya que soy muy sensible y eso me trae problemas, pero mi sentido común me salva. Escribir y componer es parte de mi naturaleza. Hace unos años, mientras escribía poesía, apareció este mensaje entre líneas: “El arte me dio la respuesta”.

¿Cómo son tus shows?

Divertidos y locos. ¡Mucha perfo! Hacemos coreografías con amigas bailarinas, nos lookeamos, tenemos escenografías diosas de Palmera Museo. Si no siento ganas de dar un show, trato de no hacerlo. No me gusta exponerme; lo hago por mis letras.

Empezaste como modelo y seguís relacionada con el ambiente. ¿Qué es la moda?

Una adicción que nos inventamos en esta sociedad de consumo. También es una necesidad, ya que nos vestimos. Hay que elegir lo que a uno le guste y tratar de crear. ¡Yo amo la moda! Tengo buen ojo, heredado de mis abuelas Inés y Elena. Pero antes de la estética visual están mis sentimientos, mis visiones, mi moral, mi salud y mis letras. El arte.

 

 

¿Qué aporta tu vida espiritual a tu labor artística?

Todo. Sin espíritu no hay letra, el alma escribe a través del ser. Mis canciones tienen algo de religiosidad, incitando a tomar conciencia sobre la energía universal, confiar en el poder del universo, mirar mas allá de la ciudad que nos aplasta, estar agradecidos por las cosas buenas, amar y pedir amor. El amor es la fuerza más poderosa y rige sobre todas.

¿Cómo fue subirte a un colectivo (literal) de artistas e ir a la Villa 31 para tocar?

Una experiencia muy alegre. Estuvimos junto a los más chicos, los maquillamos con purpurina, les pintamos los labios de azul, bailamos, tomamos Fanta… ¡Hasta me dijeron que creían en los unicornios! Cuando canté Unicornio, salió el sol y mi amigo Magio Lalala me dijo que me brillaban los collares de strass como en la aplicación de Instagram, pero en la realidad.

¿Imaginás un futuro “sin necesidad de codicia ni hambre” como el de John Lennon? 

¡Sí! La sociedad está enferma y es adicta al poder, la fama, las drogas, el amor. Tenemos que recapacitar sobre estas ansiedades, hablar con nosotros mismos y transitar el camino del plan divino. ¡Iluminarnos! No necesitamos enfermarnos de ambiciones.

Si hubiera una constelación Keity Moon, ¿cómo se llamarían sus estrellas?

Magio Lalala y los Cuerpos Celestes; Auroras Estelares de Verdelicia; Luminiscencias de las Estrellas Kei; Agujeros Negros de Umpis; Estrellas de las Tres Marías de Britney; Katy Perry; y Lana del Rey.

 

No Comments

Post a Comment